Ilustre Municipalidad de Valparaíso

Municipio porteño llama al Gobierno Nacional a entregar los recursos para mantener programas de generación de empleo

  • La no obtención del financiamiento significaría la pérdida del puesto laboral de 315 trabajadores porteños, entre ellas madres y adultos mayores.

 

Tras lo informado hace unas semanas por el Gobierno Regional de Valparaíso, donde aseguraron que no cuentan con los recursos necesarios para la mantención del Programa de Inversión a la Comunidad (Pro Empleo), el sindicato de trabajadoras PIC 2 y PIC 4 —que reúne a las cerca de dos mil mujeres que se encuentran en funciones gracias a este plan— realizó una manifestación para exigir a las autoridades regionales y nacionales el financiamiento necesario que permita la mantención de sus puestos de trabajo.

En el caso de la Municipalidad de Valparaíso, son 315 las personas que ejercen labores dentro del mismo gracias a este programa, siendo 119 de ellas madres con hijos menores de 14 años, así lo explicó el alcalde (s) de Valparaíso, Daniel Ramírez, quien comentó que “las funciones que cumplen las y los trabajadores que se encuentran desempañando labores en el municipio son de una gran importancia para la ciudad, puesto que una gran parte de ellas se encargan del aseo y cuidado tanto en las calles y auditorios como en el retiro de desechos en los domicilios de las porteñas y porteños. Asimismo, otro grupo cumplen funciones administrativas en oficinas municipales atendiendo a vecinos en sus distintos trámites”.

En tanto, sobre las consecuencias que podría tener este hecho, Ramírez agrega que “además de la pérdida de estas funciones elementales para Valparaíso, el no financiamiento de este programa generaría un considerable desequilibrio en la economía de más de 300 familias porteñas”.

Por su parte, Jocelyn Argandoña, presidenta del sindicato de trabajadoras PIC 2 y PIC 4, realizó un llamado a “buscar una solución a esta situación que nos mantiene cada tres meses en vela a si tendremos o no trabajo. (…) Creemos que acá hay una responsabilidad social en cuanto a las mujeres que son jefas de hogar, a las personas que tienen discapacidad, a quienes tienen más de 50 años e incluso más de 60, personas que no han podido terminar sus estudios o que teniendo estudios profesionales terminamos en este programa”.

Finalmente, Carla Meyer, directora de Desarrollo Comunitario, afirmó que desde el municipio han estado “permanentemente trabajando y en contacto con el sindicato de trabajadoras puesto que detrás de cada una de ellas hay una situación social y económica que se ve profundamente afectada en el caso de la no renovación”.

Comparte esta noticia:

Ir al contenido