Ilustre Municipalidad de Valparaíso

Un año con Ley de Autismo: comunidad neurodivergente de Valparaíso demanda que se cumplan compromisos anunciados para aplicar políticas y financiar obras

  • El llamado a las autoridades nacionales apunta a que no haya una reducción presupuestaria en la aplicación de la ley, y que se logren abrir espacios como el Centro Comunal de Autismo de Valparaíso, que ya cumplió un año de funcionamiento.

 

El 2023 se promulgó la denominada “Ley TEA” en Chile, que al poco tiempo y a petición de la propia comunidad autista fue nombrada como Ley de Autismo. Si bien se trata de un hito histórico, los avances de esta medida no han respondido a las expectativas creadas hace poco más de un año, y ha hecho que la comunidad autista se movilice este sábado 6 de abril en todas las regiones del país.

 

En Valparaíso, las sensaciones no son distintas y así lo deja de manifiesto la presidenta de la Fundación Unión Autismo y Neurodiversidad, FUAN, Gabriela Verdugo, al confesar que con este escenario podemos estar ante una paradoja, porque “hay cosas que se están esperando con mucha expectativa y el cronograma de la ley no ha sido lo suficientemente claro, ni nítido, que es lo que la ciudadanía autista requiere, porque las personas autistas somos personas que tenemos estructuras que idealmente deben estar propiciadas con anticipación. Entonces, hubiésemos esperado que todos los dispositivos de información del Estado hubiesen tenido más oportunidad y hubiesen estado en completa sintonía con la población autista. Hay varias cosas que están al debe”.

 

Es así que desde FUAN ven con preocupación que haya algunos elementos cruciales que no se han concretado, “como por ejemplo, no se incorporó en el Censo la pregunta para ir avanzando en empezar a catastrar a la ciudadanía autista. Seguimos sin saber cuántas personas autistas existen en Chile y el desconocer esto implica que es muy difícil para el Estado poder diseñar políticas, planes y programas que incidan directamente en la población autista y acudan con sentido de oportunidad en sus diversas necesidades de apoyo”, acotó la dirigenta.

 

Otro de los temas que genera críticas y preocupación en la comunidad autista es la reducción presupuestaria de la ley, que en su promulgación se anunció que contaría con un presupuesto de más de $60 mil millones para una implementación gradual. Esta última medida fue valorada en su momento, porque “pensar en implementar acciones con sentido de gradualidad, estaba bien, pero la reducción presupuestaria genera muchísima preocupación, porque esto puede poner en jaque los grandes compromisos que se tienen, especialmente desde el área de la educación y de la salud”, acotó Verdugo.

 

Desde Valparaíso

 

Con este panorama a nivel nacional, en paralelo, en la comuna de Valparaíso se ha avanzado con medidas de reconocimiento para la comunidad autista, tal como lo explica el alcalde Jorge Sharp, quien valora el avance que significa la Ley de Autismo, pero también espera que se agilicen las medidas que permitan avances concretos.

 

“Si bien debemos reconocer públicamente que existe un avance en la inclusión y apoyo a la comunidad autista en el país, creemos que aún queda mucho por avanzar en la aplicación de la Ley de Autismo, especialmente en el cumplimiento de la asignación de recursos por parte del Estado para aplicar medidas concretas que permitan atender los requerimientos de las familias neuro divergentes. Estamos hablando del trabajo que puedan hacer los Ministerios de Educación y de Salud. Desde Valparaíso aportamos con el primer Centro Comunal de Autismo que concretamos en conjunto con la comunidad, y que este año espera llegar a atender a 160 familias. Sabemos que es un aporte, pero aún es insuficiente, y por eso esperamos que esta obra se pueda replicar en la misma comuna y el resto del país, pero para eso necesitamos que se agilicen las políticas e inversiones en materia de autismo”, sentenció el edil porteño.

 

Otras agrupaciones locales refuerzan la idea de avanzar en la aplicación de medidas y acciones como lo realizado en la comuna de Valparaíso con el Centro Comunal de Autismo, porque precisamente en este espacio porteño se aplica una metodología que “tiene que ver con una atención integral, en que se ve lo comunitario y también lo terapéutico. Es un Centro que es un modelo a seguir”, resalta Jacqueline Améstica, presidenta de la Agrupación Asperger Quinta.

 

La dirigenta agregó que “esperamos que esta forma de trabajo, esta forma de entregar la atención a partir de la Ley de Autismo, que es una entrega terapéutica integral, se replique en todo Chile. De hecho, en la Quinta Región, es donde más centros comunales existen, hay 9, y somos los precursores de esta forma de trabajar con la comunidad autista. Se está en conversaciones con el Ministerio (de Salud) para que en la bajada de la ley se incluya la creación de centros comunales de autismo”.

 

Pese a la incertidumbre, desde FUAN, Gabriela Verdugo reconoce que sí existen avances, “en el sentido de que tenemos ley, pero hay mucho por trabajar. Lo que nos urge es tener claridad y que los compromisos que se sumen se vayan cumpliendo realmente a cabalidad, porque cada día que pasa es un día más donde vamos sumando y sumando más vulneraciones de derechos de las personas autistas”.

 

Comparte esta noticia:

Ir al contenido